jueves, 26 de marzo de 2015

Cigalitas al ajillo

Las cigalitas es un clásico  de las tascas malagueñas, yo en esta ocasión las he preparado al ajillo, igual que se hace con las almejas, y resultan deliciosas, rápidas y  como son pequeñas suelen estar a muy buen precio en las pescaderías, así que porqué no aprovecharnos del delicado sabor de las cigalitas malagueñas sin dañar el bolsillo.

 Ingredientes:
500 grs de cigalitas frescas
2 dientes de ajo
1 ramita de perejil fresco
1 cucharada de aceite de oliva virgen extra variedad hojiblanca
150 grs. de vino blanco de la Axarquía malagueña  

Modo de hacerlo:
En una sartén pongo el aceite, el ajo y el perejil y lo dejo un minuto que tome calor, añado las cigalitas y le doy un meneíto para que se impregnen bien.
 Añado el vino, en este caso tenía un resto de vino blanco Lagar de Cabrera y que mejor acompañamiento le podía poner a las cigalitas, lo dejo un par de minutos y listo para disfrutar.
Así de fácil, rápido y limpio.

miércoles, 18 de marzo de 2015

Torta de Torremolinos

Esta receta es de la madre de mi amiga Barbi, Ana que así se llama,  es oriunda de Torremolinos, mi amiga siempre me comenta lo buena que está la torta de Torremolinos que hace su madre, y claro le pedí la receta, no podía ser de otra manera, y solo puedo decir que está deliciosa, que es un peligro porque empiezas y no paras, es de esos sabores de la niñez que tenemos ahí como olvidados, ya que es difícil hoy en día encontrarnos con ellos.
Ana la hace en una bandeja forrada y yo por supuesto he seguido al pie de la letra sus indicaciones, bueno yo he agregado unas almendras pero solo como decoración, pero de verdad que no las necesita.
Los que me seguís sabéis que yo las cantidades siempre las pongo en gramos, vamos hasta el agua lo peso, pero esta receta no hace falta, la medida es por vasos y depende de la cantidad que quieras hacer,  usas un vaso más grande o pequeño, para que os hagáis una idea yo he usado un vaso de 200 ml. , tan solo habría que modificar + - la levadura y el bicarbonato, 

Ingredientes:
3 vasos de harina de trigo
1 vaso de leche entera
1 vaso de aceite de oliva virgen extra
1 vaso de azúcar
piel de limón
1 cucharadita de sésamo
1 cucharadita de matalahúga o anís
1 cucharadita de levadura
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de canela 
1/4 cucharadita de sal
----------------
azúcar y canela
12 almendras (opcional)

Modo de hacerlo:
 Caliento el aceite con las piel del limón y cuando empieza a tomar color, lo retiro del calor y añado las semillas de sésamo y matalahúga, y para que se enfríe antes añado la leche.
En un bol, pongo los tres vasos de harina, yo he usado harina  integral y ecológica, añado el azúcar, el bicarbonato, la levadura y la sal, y lo mezclo todo con la espátula.
 Retiro las pieles del limón y añado todo el líquido sobre la harina, y con una cuchara mezclo hasta que se forma una bola muy suelta y suave.
 Forro la bandeja con papel de horno y extiendo la masa, espolvoreo azúcar
 Pongo las almendras y termino poniendo la canela, lo meto en el horno en la segunda ranura, calor arriba y abajo a 150º durante 60 minutos, el tiempo ya sabéis a mayor tamaño más tiempo.
Y ya solo queda dejarla enfriar y degustarla, bien con leche, chocolate, sola, o con un vinito moscatel malagueño, y tocaremos el cielo en este caso el de Torremolinos.

martes, 10 de marzo de 2015

Almendras tostadas

 Las almendras fritas quizás sea uno de los aperitivos que con más frecuencia comamos los malagueños,  pero claro las calorías son importantes, un buen día hablando con mi amiga María  me dijo que sus padres las hacían en el horno, y se me encendió la lucecita y ni corta ni perezosa las hice tal cual, y desde entonces en casa ya no se fríen almendras, se tuestan en el horno.
Estas almendras son malagueñas y ecológicas, y se nota la diferencia.

 Ingredientes:
500 grs. de almendras marcona
1/2 cucharada de aceite de oliva virgen extra
1 cucharadita de sal

Modo de hacerlo:
Primero hay que quitarle la piel a las almendras, para eso las sumerjo en agua y la pongo al fuego, cuando empieza el agua a hervir, las retiro, escurro el agua  y las dejo enfriar
 
Y la piel se desprende con mucha facilidad, solo hay que presionarla con dos dedos y sale sola, y las seco con papel de cocina.
 Las extiendo en la bandeja del horno y le pongo unas gotas de aceite, el aceite es para que la sal se quede pegada, y lo meto en el horno a 200º calor arriba y abajo en la segunda ranura, hasta que tengan un bonito color dorado, ojo sin pasarse que cuando las almendras se sacan del horno siguen tostándose por el calor interior que tienen.
Ya solo queda dejarlas enfriar para que se pongan muy crujientes, y disfrutar con un aperitivo sano y menos calórico que las almendras fritas.
Si queréis ver como se hacen las almendras fritas solo tenéis que pinchar aquí