Chuletas al horno de chivo lechal malagueño

Imagen
 Chivo lechal malagueño, joya de la gastronomía. La provincia malagueña puede presumir de tener una de las razas autóctonas española de ganado caprino más importante del mundo "la cabra malagueña" La marca de garantía chivo lechal malagueño implica el cumplimiento de todas las fases de la cadena, desde la producción, hasta el destino final.  Sus progenitores son  100% raza autóctona malagueña,  están inscritos en el libro genealógico de la raza.  El chivo lechal malagueño  es un animal de un  mes de edad, su peso en vivo  oscila entre 8 y 10  kg y entre 4 y 6 kg en canal, y es alimentado con  leche. La cabra malagueña pastorea en un enclave único, alimentádose de forma natural dando como resultado, una leche y carne llena de matices y aromas. Textos de la red.   Ingredientes:  Chuletas de chivo lechal malagueño 1 cuchara de aceite de oliva virgen extra 2 dientes de ajo 2 ramitas de perejil sal y pimienta negra recién molida   Modo de hacerlo: Precalentamos el horno a 160º Es

Conchas finas "como se limpian"

Las conchas finas forman parte de los aperitivos malagueños más populares, se toman crudas con unas gotas de limón, es un bocado exquisito con un intenso y  delicioso sabor a mar.

Ingredientes:
Conchas finas


Modo de hacerlo:
Lo primero que hay que tener en cuenta  al comprar las conchas finas,  es que estén  muy frescas, o  mejor dicho vivas, de lo contrario no se os ocurra comprarlas.
¿Como sabemos que las conchas están vivas?, por lo general cuando están en las pescaderías, se mueven  y  sacan la lengua, y si con el dedo golpeamos ligeramente la concha, si están vivas se esconderán rápidamente, esas son las que nos llevaremos para casa.
Ya en casa, pasamos las conchas finas bajo el grifo para limpiarlas bien , antes de ponernos a la tarea de abrirlas.
Mi pescadero hace muchos años me enseñó un truco para abrir la concha fina con más facilidad, y es tan simple como golpear la concha con el puño del cuchillo, un golpe toc y toc por una lado y por el otro, eso parece que la despista y es más fácil meter el cuchillo y abrirla, a mi desde entonces me funciona muy bien ese truco.
Ya tenemos la concha abierta, ahora con el cuchillo hay que rasparles el intestino y la glándula marrón, es como una especie de telilla, las lavo debajo del grifo para quitarle los restos y paso el cuchillo raspando la concha para separar la carne y lista para poner en el plato.   
Además de comerlas al natural, que para mi gusto es como mejor saben, hay  muchas maneras de prepararlas, a la plancha, al ajillo, con salsa picante, al horno .............

Comentarios

  1. Una vez las vi en el mercado y no las compré por no saber limpiarlas. La próxima vez, si las pillo, no se me escapan, gracias a ti. Me vuelvo loca con todas las maravillas del mar que vienen en concha, pero mi mayor debilidad son las conchas finas. No hay nada con un sabor tan intenso a mar y una textura tan fina. Merecería la pena un viaje a Málaga aunque sólo fuese por media docena de conchas finas para mi solita. Que son 12!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Belen espero que la proxima vez que las veas, te las lleves a casa y disfrutes de su sabor, aunque también te puedes dar un viajecito a Málaga y comerlas en la playa.

      Besitossss

      Eliminar
  2. CONCHAS FINAS MALAGUEÑAS - LO MEJOR DE LO MEJOR PARA LLEVAR AL MAR A TU BOCA.
    GRACIAS Y SALUDOS DESDE MOTRIL.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ensalada cateta

Sardinas a la moruna

Pollo en pepitoria