viernes, 9 de octubre de 2015

Sardinas en escabeche


La palabra escabeche  nos viene del árabe iskebech, aparece escrito por primera vez en nuestra lengua allá por el 1525, era  la forma que tenían de conservar la abundancia de pescado. 
Cuando hablamos de "manolitas" nos referimos a nuestra sardina,  pescadas en nuestra bahía, pequeñita, plateá y con un sabor delicado que la diferencia de las demás.
Yo suelo hacer dos tipos de escabeche una con el pescado en crudo que si queréis verla pinchar aquí , que aguanta unas semanas en la nevera y esta cuando  mi familia quiere saborear un pescado recién frito en escabeche.
Las dos versiones merecen la pena, pero si hay alguien a dieta yo recomiendo el otro escabeche.

Ingredientes:
500 grs. de sardinas "manolitas"
escabeche
5 dientes de ajo
1 cucharadita de pimentón dulce
2 hoja de laurel
1 cucharada de orégano
4 cucharadas de vinagre de vino
2 cucharadas de agua
sal
-----------------
aceite de oliva virgen extra
----------------
3 cucharadas de harina


Modo de hacerlo:  
Primero lo que hay que hacer es limpiar las sardinas quitando  la cabeza y la tripilla, eso si vuestro pescadero no os la ha limpiado, y  luego preparar el escabeche, tan fácil como poner todos los ingredientes en el mortero y machacar, no tiene que quedar hecho una pasta, lo echamos encima de las sardinas, lo mezclamos bien y lo dejamos macerar mínimo dos horas, a mi me gusta dejarla de un día para otro, por supuesto tapadas y en la nevera.
Pasado el tiempo necesario, echo las sardinas en un escurridor para que suelten el escabeche.
Pongo la harina en una bolsa y echo a tandas las sardinas, justo las que entren en la sartén, sacudo la bolsa y la harina queda pegada en la sardina, las uno por la cola para formar los manojos apretando para que no se suelten al freírlas ¿la cantidad de sardinas? las que os gusten, a mi me gusta poner cuatro.
En una sartén pongo aceite de oliva virgen extra, aunque sea para fritura el aceite debe ser del güeno, a mí no me cabe ahorrarme unos euros y usar un aceite de mala calidad, eso repercute en la salud y en el sabor y a mi me gusta cuidar esos detalles, y voy echando las sardinas recién enharinadas.
Cuando se han dorado por un lado, les doy la vuelta y luego las saco y las dejo sobre papel absorbente para que suelten el exceso de aceite.
 
Y ya están listas para llevar a la mesa y disfrutar.

2 comentarios:

  1. Se ven riquísimas! para comerlas como pipas!

    Besitosss.

    ResponderEliminar
  2. Maravillosas en sus dos versiones querida Reme, en casa disfrutamos muchísimo de los escabeches! Gran receta! Un beso

    ResponderEliminar