Chuletas al horno de chivo lechal malagueño

Imagen
 Chivo lechal malagueño, joya de la gastronomía. La provincia malagueña puede presumir de tener una de las razas autóctonas española de ganado caprino más importante del mundo "la cabra malagueña" La marca de garantía chivo lechal malagueño implica el cumplimiento de todas las fases de la cadena, desde la producción, hasta el destino final.  Sus progenitores son  100% raza autóctona malagueña,  están inscritos en el libro genealógico de la raza.  El chivo lechal malagueño  es un animal de un  mes de edad, su peso en vivo  oscila entre 8 y 10  kg y entre 4 y 6 kg en canal, y es alimentado con  leche. La cabra malagueña pastorea en un enclave único, alimentádose de forma natural dando como resultado, una leche y carne llena de matices y aromas. Textos de la red.   Ingredientes:  Chuletas de chivo lechal malagueño 1 cuchara de aceite de oliva virgen extra 2 dientes de ajo 2 ramitas de perejil sal y pimienta negra recién molida   Modo de hacerlo: Precalentamos el horno a 160º Es

Solomillo en manteca colorá

 Ingredientes:
3 solomillos de cerdo
125 g. de vinagre
250 g. de agua
1 cabeza de ajos
4 hojas de laurel
5 g. de orégano seco
2 g. de comino
15 g. de pimentón de la Vera
20 g. de sal
1.500 g. de manteca ibérica  en pella



Modo de hacerlo:

En una cacerola pongo los ajos aplastados con el cuchillo y con su piel, el orégano, la sal, las hojas de laurel partida en dos, el comino machado en el mortero, el vinagre, el agua, y el pimentón,  lo mezclo todo y echo la carne, lo meto en la nevera 24 horas para que macere bien, cada vez que abro la nevera, muevo un poco el preparado para que se impregne bien.
Saco la olla de la nevera y la pongo al fuego, como es una olla rápida la he dejado 10 minutos cerrada con la válvula, para que la carne se ablande un poco.
Mientras la carne se hace, troceo pequeñito la manteca y la pongo en una olla para derretirla, cuando empiezan a dorarse y a formarse el chicharrón, es el momento bien de dejarlo o colarlo, eso a gusto, yo prefiero dejarlo.
Añado los solomillos, y el líquido del macerado, si queréis que queda muy fina, podéis colarla antes, pero a mí me gusta que lleve todo los ingredientes del aliño, eso quedará al final en el fondo y es una delicia comerlo, y lo pongo a fuego medio bajo durante 45 minutos con la olla destapada, para facilitar la evaporación, para asegurarnos hay que pinchar la carne y ver si está tierna.
 
 Ya solo me queda trocear los solomillos, el grosor el que os guste yo los he cortado en trozos de 7 cms. aprox.  los voy colocando en el taper  y echo la manteca procurando que la carne quede totalmente cubierta, los chicharrones y el resto del aliño se irán al fondo y formará una deliciosa capa que untada en el pan está para rendirse ante ella.
Esto que hay en el cuchillo llamado zurrapa, es lo que a mí más me gusta, untado en el pan con un buen café, mi desayuno perfecto.
Nota: os preguntareis porqué hago los solomillos enteros para luego trocearlos? para mi gusto la carne queda más jugosa que si desde el primer momento la troceo, además también está la opción de dejarla entera y usarla en otras elaboraciones.

Comentarios

  1. Madre mia con lo que me gusta a mi una tostá con manteca colorá es lo que me faltaba !!!! Pero me lo apunto, porque esto tengo que probarlo !!!! Espero que hayas tenido unas felices fiestas y una mejor entrada de año. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosa María, han sido unas bonitas fiestas las de este año, espero que las tuyas hayan sido igual de buenas.

      Besitossss

      Eliminar
  2. Que bueno, tengo ganas de poder ir a Málaga para comprar la manteca en pella, aquí no la venden, yo lo preparo con manteca ibérica, sale muy rico, pero seguro que está mucho mejor con la pella.
    Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ensalada cateta

Sardinas a la moruna

Pollo en pepitoria