jueves, 8 de febrero de 2018

Berza de judías verde

 Coín es un bello pueblo del Valle del Guadalhorce, súper conocido por su excelente huerta y sus magnificas naranjas, su repostería con los superconocidos rosquetes de huevo, las rosquillas de  ochíos y las empanadillas típicas de navidad, pero Coín también es conocido por su buenísima chacina, chorizo, salchichón, morcón,  morcilla de caldera, lomo en manteca...... que nos embelesan a todos.
De todas las  magníficas carnicerías que elaboran sus productos de forma artesanal, yo soy una enamorada de Coin Pa Comérselo, una pequeña empresa familiar dedicada a la elaboración de  productos cárnicos que tanto uso en mi cocina, salchichas sin gluten, sin aditivos, adobos, excelentes carnes, verdura de la huerta, tartar de salchichón malagueño......, y que hace unos años decidieron ampliar su producción con una gama gourmet de conserva de frutas y hortalizas de elaboración artesanal y ecológicos con productos exclusivos de la zona.
Coín Pa Comérselo lo forman  José Antonio Cañamero y Lola Sibajas una pareja  incansable a la vez que inquieta,  promocionan el turismo rural, apuestan por el producto km0, e incentivan la economía del lugar, organizan rutas gastroculturales por el pueblo con talleres de elaboración y degustación de sus productos, participan en asociaciones sin ánimo de lucro y pertenecen a la red  SaboraMálaga.

Ingredientes
500 gr. de judias verdes
300 gr. de calabaza 
400 grs. de garbanzos ya remojados
300 gr. de costilla de cerdo
150 gr. de tocino
1 hueso de tuétano 
2 chorizos
1/2 morcilla 
3 dientes de ajo
1 cucharadita de pimentón
2 cucharas de aceite de oliva virgen extra variedad hojiblanca
1 cuchara de vinagre
1 cucharadita de sal

Modo de hacerlo:
En una olla grande pongo la costillas, el tocino y el hueso y lo cubro de agua, lo pongo al fuego y cuando empieza a hervir echo los garbanzos, y lo dejo hervir a fuego medio hasta que estén casi tiernos.
Es el momento de echar las judías verdes, la calabaza, los chorizos y la morcilla y lo dejo hervir a fuego medio hasta que las judías estén tierna, a mi  me gusta dejarla un poco al dente, pero eso ya sabéis va en gustos.
Mientras se cuecen las judías, en una sartén pongo el aceite y los ajos laminados, cuando empiezan a tomar color añado el pimentón y rápidamente lo retiro del fuego y añado el vinagre, así cortamos la cocción y evitamos que el pimentón se queme, y lo echo en la olla para que se mezcle en los últimos minutos del guiso.
Y ya solo queda ponerlo en el plato y disfrutar de un ríquisimo plato de  la buena cocina tradicional malagueña.