domingo, 2 de septiembre de 2007

Ajo blanco

Texto del libro la cocina popular de Málaga de Fernando Rueda García
Sopa fría, sustento de los hombres que se hacían al campo para las faenas de las vides y la vendimia, cuyo fundamento son las almendras, el aceite de oliva y el ajo, que le da nombre.

Se tomaba con lo que se podía coger del terreno, es decir un racimo de uvas moscatel, que al contrario de lo que se cree, no se echaban en la sopa, se desgranaban del mismo racimo directamente a la boca entre sorbo y sorbo del refrescante y nutriente ajoblanco.

Se cuenta que a finales del siglo XIX un ingeniero que hacía su trabajo de catastro rustico de los pechos de la zona en pleno verano, probó un tazón de ajoblanco que le ofreció una mujer para refrescarse y quedó tan sorprendido que cuando regresó a la capital difundió la sencilla y pasmosa receta.


Ingredientes:

150 grs almendras sin piel
1 cucharada de vinagre de jerez
1 cucharadita de sal
150 ml de agua ( la cantidad a gusto)
1 diente de ajo
100 ml de aceite de oliva
uvas moscatel
pan duro ( yo no le pongo)

Modo de hacerlo:

en le vaso de la batidora , pongo todos los ingredientes menos las uvas y el aceite, y trituro todo a velocidad máx. durante 2 minutos, en el transcurso del tiempo voy echando poco a poco el aceite para que se emulsiones bien , pruebo como está de sal y de vinagre por si tengo que rectificarlo. , y a la nevera para que se enfríe bien.

Antes de servirlo le pongo las uvas moscatel.

Así se hacía antes:
Se ponía el pan en remojo.
En un mortero se labraban las almendras con el ajo y la sal, hasta obtener una pasta fina, y se añadía la miga del pan remojado y se seguía majando, se le agregaba el aceite poco a poco hasta obtener una masa homogénea y blanca, donde no se puede diferenciar ninguno de los ingredientes.

Alcanzado su punto perfecto, se empezaba a añadir el agua hasta obtener la densidad deseada, se le agregaba el vinagre, y se servía con uvas moscatel.

5 comentarios:

  1. Acabo de descubrir tu blog y me encanta el toque tradicional de tus platos. Gracias por compartir estas maravillosas recetas y no dudes que probaré alguna, vamos este ajoblanco me llama mucho.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus felicitaciones, por tus deseos y por mostrarnos esta exquisita receta, que si hacemos como tu, y no le ponemos pan, la podemos comer sin ningún problema.

    Besos,

    Ana y Víctor.

    ResponderEliminar
  3. Este es uno de mis platos favoritos!!! No me gusta el gazpacho, y en verano me encanta tomar ajoblanco, pero normalmente comprado, ahora me animare a hacerlo yo misma. Y esas uvitas de Málaga... Gracias por compartir tus recetas, mi novio es "boquerón" y le encanta pasear por tu blog para ver su Málaga, y de paso copiamos alguna recetilla ;)

    ResponderEliminar
  4. Hola Reme. ¿Conoces la receta que lleva harina de habas?
    Mi abuela lo hacía así, pero ya falleció y me gustaría hacerlo con el ingrediente que he mencionado. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Esperanza, la única diferencia en la receta es cambiar las almendras por habas secas.

    Si tienes las habas secas lo que tienes que hacer es ponerlas en remojo toda la noche, y luego escurrirlas y quitarles la piel, y ya las puedes machacar con el resto de ingredientes, y preparar el ajo blanco.

    Si la tienes en harina, te ahorras el remojado y pelado de las habas, el resto de la elaboración igual.

    Para un litro de agua, con 150 grs de habas es suficiente.

    Espero que puedas hacer la receta de tu abuelo y que la disfrutes como si él te la hubiera hecho.

    Besitos

    ResponderEliminar