Chuletas al horno de chivo lechal malagueño

Imagen
 Chivo lechal malagueño, joya de la gastronomía. La provincia malagueña puede presumir de tener una de las razas autóctonas española de ganado caprino más importante del mundo "la cabra malagueña" La marca de garantía chivo lechal malagueño implica el cumplimiento de todas las fases de la cadena, desde la producción, hasta el destino final.  Sus progenitores son  100% raza autóctona malagueña,  están inscritos en el libro genealógico de la raza.  El chivo lechal malagueño  es un animal de un  mes de edad, su peso en vivo  oscila entre 8 y 10  kg y entre 4 y 6 kg en canal, y es alimentado con  leche. La cabra malagueña pastorea en un enclave único, alimentádose de forma natural dando como resultado, una leche y carne llena de matices y aromas. Textos de la red.   Ingredientes:  Chuletas de chivo lechal malagueño 1 cuchara de aceite de oliva virgen extra 2 dientes de ajo 2 ramitas de perejil sal y pimienta negra recién molida   Modo de hacerlo: Precalentamos el horno a 160º Es

Fiesta de la Zanahoria Morá y 1ª Jornada Científica en Cuevas Bajas

Nos vamos de fiesta, y es que Cuevas Bajas  cada año y ya van  XI,  celebran la  fiesta a la más emblemática y antigua de las hortalizas que allí se producen, la zanahoria morá de origen árabe y que solo se produce allí.
La zanahoria morá hizo su entrada en España desde el norte de África y en la Edad Media, se cultivaban de la variedad, blanca, amarilla y morada.
Y este año la fiesta se amplia y enriquece con la celebración de la 1ª Jornada Científica de la Zanahoria Morá, a la que asistirá el  director del Museo Mundial de la Zanahoria de Londres.
Y para que os entren más ganas de visitar la feria, os voy a contar un poco sobre el bello pueblo de Cuevas Bajas, que recibe su nombre a las numerosas grutas que allí existen.



Asentada en la ribera del Genil,  la época de su fundación no está muy clara pero se cree  que viene del paleolítico, de la época romana existen restos en el actual núcleo urbano, y de la árabe pruebas de asentamiento, y refugio preferido de los bandoleros andaluces.
No solo de zanahoria morá vive el pueblo, también destaca su aceite de oliva y la harina, y su famosa bebida casera Resolí, y una huerta que da frutos todo el año.
En Cuevas Bajas no se come nada mal, destacan sus migas elaboradas con agua y acompañadas con zanahoria morá, su porra fría se diferencia por ser más espesa y se sirve con huevo cocido, jamón serrano y torreznos, no podemos olvidar sus chacinas, las gachas de mosto, sus roscos de vino y las tortas de aceite.
  
Todos sabemos las propiedades de esta hortaliza, pero no está mal recordar las principales, aumenta las defensas naturales del organismo, estimula el apetito, y dicen que es afrodisiaca, aumenta la agudeza visual, cuida de nuestra piel y combate los parásitos intestinales.
Contiene calcio, yodo, azufre, selenio, magnesio, fósforo, potasio, hierro, vitaminas A, B1, B2, B3,B6 , vamos todo el tablero numérico.
100 grs. de zanahoria en crudo solo tiene 35 calorías y la ración diaria de vitamina A, y es rica en betacaroteno.
En zumo tiene grandes propiedades diuréticas, tomada en ayuno nos mantiene limpio el organismo.
Yo soy  una enamorada de la zanahoria morá, y tengo la gran suerte de asitir a las jornadas del dia 5, aprenderé más y mejor de esta rica hortaliza,  y espero poder aplicarlo a mi cocina,  pero para que os pique el gusanillo os dejo dos de mis recetas.
Una deliciosa crema de zanahoria morá
Y un jugoso y tierno bizcocho de zanahoria morá

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ensalada cateta

Sardinas a la moruna

Pollo en pepitoria