Chuletas al horno de chivo lechal malagueño

Imagen
 Chivo lechal malagueño, joya de la gastronomía. La provincia malagueña puede presumir de tener una de las razas autóctonas española de ganado caprino más importante del mundo "la cabra malagueña" La marca de garantía chivo lechal malagueño implica el cumplimiento de todas las fases de la cadena, desde la producción, hasta el destino final.  Sus progenitores son  100% raza autóctona malagueña,  están inscritos en el libro genealógico de la raza.  El chivo lechal malagueño  es un animal de un  mes de edad, su peso en vivo  oscila entre 8 y 10  kg y entre 4 y 6 kg en canal, y es alimentado con  leche. La cabra malagueña pastorea en un enclave único, alimentádose de forma natural dando como resultado, una leche y carne llena de matices y aromas. Textos de la red.   Ingredientes:  Chuletas de chivo lechal malagueño 1 cuchara de aceite de oliva virgen extra 2 dientes de ajo 2 ramitas de perejil sal y pimienta negra recién molida   Modo de hacerlo: Precalentamos el horno a 160º Es

Espinacas esparragadas con huevo poché Video Receta

 
 
Hoy mi cocina malagueña abre sus puertas a otra provincia andaluza que comparte con la nuestra el buen hacer de la cocina, de la gastronomía, que está basada en productos locales y de temporada y está dentro de la dieta mediterránea, y como base el aceite de oliva virgen extra.
Da igual malagueño o jaenero, o jaenero y malagueño que tanto monta uno como otro, pero un aceite de calidad hace que nuestros plato tengan ese sabor inconfundible a tradición, compromiso, trabajo y dedicación  de los hombre del campo, y que hace que platos humildes, sean platos de reyes.

 El aceite de oliva virgen extra ecológico gourmet  usado para la receta es un coupage de  Oleove Bio Gourmet, y  ha llegado directo de   aceiteolivaonline.com  de  Jaén a mi cocina.  


 Ingredientes:

para dos personas

 1 manojo de espinacas de la huerta de Coín

2 huevos

2 cucharas de aceite de oliva virgen extra 

4 dientes de ajos

 1 rebanada pan casero

1 cucharadita de pimentón

1/2 cucharadita de comino

1 cuchara de vinagre

sal

Modo de hacerlo:

Si las espinacas son frescas, como es mi caso de la huerta de Coín, lo primero que tenemos que hacer es lavarlas muy bien para quitarles  la tierra  que puedan traer, si son empaquetadas o congeladas ese paso lo obviáis, pero os aseguro que si compráis las espinacas que vienen directas del campo, ganaréis en sabor y calidad.

Lo primero que vamos a preparar es el majaillo

En una sartén ponemos una cuchara de aceite de oliva virgen extra y sofreímos los dientes de ajo laminado y el pan troceado, cuando ha cogido un bonito color dorado añadimos, el pimentón, el comino, la sal  y el vinagre, retiramos rápidamente para que el pimentón no se queme.

Lo pasamos todo al mortero y lo majamos, también lo podéis hacer con la batidora, pero quedaría como una papilla y no es lo mismo.

Una vez que lo tenemos todo majado, lo reservamos.

En una sartén pongo una cucharadita de buen AOVE y sofrío un diente de ajo laminado y cuando empieza a dorar añado las espinacas, unos minutos es suficiente para que las espinacas queden en su punto, añadimos el majaillo y lo revolvemos para que se mezcle bien.

Ojo, no hace falta hervir las espinacas y dejarnos todos los minerales y vitaminas en el agua.  

Ahora preparamos el huevo poché.

Es muy fácil si seguís  los pasos.

En un cacillo con agua, añadimos una cuchara de vinagre y cuando el agua empieza a hervir, con un batidor removemos el agua enérgicamente que forme un remolino, y seguidamente echamos el huevo,

El mismo movimiento del agua hará que la clara envuelva la yema.

El tiempo de 3 a 4 minutos, todo dependerá de cómo os guste que quede la yema de líquida, yo lo he tenido 3 minutos.

Saco el huevo del cacillo y lo pongo en un cuenco con agua fría, así cortamos la cocción y la yema quedará líquida.

Y ya solo queda poner las espinacas con el huevo y echarle unas gotas de buen aceite de oliva virgen extra. 

Llevarlo a la mesa y disfrutar.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Ensalada cateta

Sardinas a la moruna

Pollo en pepitoria