viernes, 16 de mayo de 2014

Potaje de castañas

 Receta sacada del libro La Miel de Caña de Fernando Rueda García.
 Las castañas se emplean ahora en algunos restaurantes de la Serranía como reclamo de tipismo, pero han sido desde tiempos remotos sustento humano, extrayendo de ellas harinas o comiéndolas frescas, pilongas, guisadas, asadas o como repostería y después fueron alimento animal.
 Aunque la época de recogida de las castañas es en octubre, este postre era usual tomarlo en la Semana Santa de Ojén y por tanto, se elaboran con las castañas secas o pilongas, pues como apunta el proverbio popular:
 En febrero la castaña y el besugo se quedan sin jugo.

Ingredientes:
250 grs. de castañas pilongas
1 litro de agua
1 ramita de canela
1 cucharadita de canela molida
piel de limón
1 cucharadita de matalahúga
20 grs de pan cateto
1 cuchara de aceite de oliva virgen extra
2 cucharas de miel de caña
100 grs. de azúcar

Modo de hacerlo:
 La noche anterior pongo en remojo las castañas, al día siguiente las saco del agua y reservo el agua del remojo.
 
 Con un cuchillo quito los resto de piel, es muy fácil y rápido ya que las castañas están bien hidratadas.
 
 En una sartén pongo el aceite a calentar y echo por este orden el pan,  la canela en rama, la cáscara de limón y la matalahúga, cuando ha tomado color lo vuelco en la cacerola donde están las castañas con el agua del remojo, y lo pongo a hervir a fuego medio hasta que las castañas estén tiernas  aprox. 1 hora, incorporo el azúcar y la miel de caña y lo dejo 5 minutos más.
Se toma frío  y se espolvorea con canela molida