lunes, 15 de mayo de 2017

Buñuelos de caracoles

Ya os he contado algo sobre el  "II  Curso Profesional de Cocina Tradicional Malagueña, Sabor del Pasado y Saber del Futuro " que tuve el placer de realizar, en el curso se trataba de recuperar la cocina malagueña la de nuestras madres y abuelas, recuperar productos y darnos a conocer la riqueza gastronómica de nuestra provincia, el proyecto de fin de curso era realizar una receta que nos recordara  nuestra infancia, y a mi la que mas recuerdos me trae es esta, los caracoles de mi madre, jamás olvidaré  levantarnos por la mañana y ver los caracoles que  se habían escapado de la orza y subían por las paredes de la cocina, eso era uno de los momentos mas divertidos, al menos para mí,  seguro que a mi madre no le hacía ninguna gracia.
He de confesar que los caracoles ni me gustaban, ni  me gustan,  y mi proyecto precisamente eran los caracoles en la versión de mi madre y luego modernizar la receta
Pienso que se me ocurrió hacer los buñuelos precisamente para esconder los caracoles y no verlos, y el resultado gustó y mucho.
Como presentar los buñuelos yo lo tenía claro, iban a ir en un cucurucho pero  ¿como pongo el caldo? porque  aunque fuera una versión moderna el sabor tenía que ser el tradicional, pero en todo trabajo de equipo salen ideas, y a mi compañero Salvi se le ocurrió poner el caldo en un vasito con una pajita, porque cuando comemos caracoles, bueno coméis caracoles, después de sacar el caracol del caparazón queda caldo que se suele sorber, y ahí estaba el truco, comer el buñuelo y sorbe el caldo con una pajita.

Ingredientes:
masa de buñuelos
200 grs. de masa madre de pan
1 huevo
caldo de la cocción de los caracoles
comino
clavo
pimienta negra
pimentón picante
sal
--------------
Aceite de oliva virgen extra  variedad hojiblanca de Molino del Hortelano


 Modo de hacerlo:
¿Porqué masa de pan para hacer los buñuelos? fácil para que el sabor fuera lo más parecido a cuando se moja el pan en el caldo de los caracoles, que era lo único que yo comía, y creo que lo conseguí, gracias a las recomendaciones de mi buen amigo Manolo Maeso, pero esto no quiere decir que si quieres hacer la receta tengas que usar masa madre, con hacer la clásica de buñuelos es suficiente, eso sí añadirle las especias.
Reservé un poco de las especias del guiso de los caracoles y lo puse en un tazón, añadí la masa madre y una yema de huevo  para que los buñuelos suflaran bien al freírlos, y caldo de la cocción.
 Fui añadiendo caldo, especias,  hasta conseguir la textura y el sabor que necesitaba, ya solo quedaba ir sacando los caracoles de sus conchas y pasarlos por la masa, y freírlos en aceite bien caliente, esa foto me falta, pero es fácil hacerse a la idea.
                                                  El  día de la presentación del proyecto
El tiempo que duró el curso para mí fue una grandísima experiencia y me supo a poco, no solo por aprender tanto de la cocina malagueña, cocina que me fascina y que llevo en los genes, por ahondar más en la historia, la cultura, en sus gentes, sus productos, sus costumbres y tradiciones, también por ese grupo de alumnos que cada tarde nos veíamos y compartíamos experiencia, risas, y sobre todo el amor por la cocina, y que pasó de ser un grupo de alumnos a un grupo de amigos, siempre  capitaneados  por Esperanza Peláez y Toñi Gallego, que día a día consiguieron que no nos despistáramos y sacar el máximo de cada uno, por lo que les doy las gracias infinitas, como al resto de profesionales que pasaron y dejaron lo mejor de ellos para nuestro aprendizaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario