Ensalailla menuilla

Esta ensalailla tiene su historia, de entrada deciros que nunca la había oído,  pero todo empezó cuando en facebook puse la ensalá aguada o antigua, y entre los comentarios me encontré el de María García Moya, que me comentaba que su madre la hacía casi igual, pero le cambiaba el agua por un ajo blanco muy clarito, y claro aquí empezó mi curiosidad, tardé menos de 24 horas en prepararla y en casa nos encantó a todos, así que me puse en contacto con María para pedirle permiso y poder publicarla en el blog y que además me diera toda la información que pudiera.
Me contaba que su madre la hacía con mucha frecuencia y que en realidad no sabe de dónde le viene el nombre que debe ser una fusión de la ensalá antigua y el ajo blanco, se me ocurre a mi que lo mismo fue una forma de reciclar un sabroso ajoblanco.
La madre de María  es de El Borge y siempre que preparaba la ensalailla menuilla la acompañaba con boquerones fritos, María tiene también un blog aunque ahora por falta de tiempo lo tiene algo parado.
El blog de María es Tos a la mesa , ella quiere ir dejando las recetas de su madre y entre ellas está esta, os recomiendo que os paséis, que aunque haya pocas recetas es un blog muy interesante, esperemos que pronto María pueda seguir escribiendo y poniendo recetas, porque es un lujo para nuestra gastronomía.


 Ingredientes:
cantidades para dos personas
6 hojas de lechuga malagueña
para el ajo blanco 
 15 almendras
1 diente de ajo
sal
vinagre
Aceite de oliva virgen extra 

Modo de hacerlo: 
Uno de los pasos para preparar el ajo blanco es poner el pan en remojo, pero este no lleva ya que queremos hacer un ajoblanco aguado.
Picamos muy pequeñito de ajo y la lechuga, ya que hay que comerla con cuchara, y reservamos dentro de un bol.
En la batidora ponemos las almendras, la sal, el aceite y el vinagre y empezamos a batir y vamos añadiendo agua hasta que quede con la textura que queremos.
Volcamos el ajo blanco sobre la lechuga , lo removemos bien y probamos si el aliño está bien, porque es el momento de rectificar, y lo llevamos a la nevera hasta la hora de servirlo, porque esta ensalailla menuilla se come fresquita. 
Solo queda llevarla a la mesa y  disfrutar de un refrescante y saludable plato veraniego.
  

Comentarios

  1. ¡¡ Tampoco conocía ésta "ensalailla"...y me ha sorprendido a la vez que me reafirmo de la riqueza gastronómica de nuestra querida Málaga !! Gracias por publicarla y voy a ver ése blog que nos dices....segurisima que será muy instructivo e interesante. Los que hacen perdurar la cocina de nuestros mayores, recetas ancestrales llenas de sabor, aroma y sabiduria popular.

    ResponderEliminar
  2. Jamas lo habia escuchado. Pero pega mas en verano, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Montse,cuestion de gustos, aunque aquí en Málaga seguimos con temperaturas veraniegas y apetecen ensaladas fresquitas.

      Besitosss

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ensalada cateta

Sardinas a la moruna

Pollo en pepitoria